El Acueducto de Segovia

Vestigios romanos en Segovia
Lugar de interés creado por: Ruralzoom
Compartir:
Guardar en favoritos:

Fotografías de El Acueducto de Segovia

Tipo de lugar de interés: Vestigios romanos

Ruralzoom

Ver perfil
comments

Rango de

Aventureros

Profesional de turismo

Lugar de interés publicado: 02/04/2021

Este lugar ha sido visto: 85 veces

Han estado: 0 viajeros

Quieren ir: 2 viajeros

Descripción

El Acueducto de Segovia, o aqua (agua) ducere (conducir), es una de las obras de ingeniería civil más importantes de nuestro país, si no la que más. Lo que está claro es que es una obra arquitectónica romana impresionante y de gran belleza.

Quienes no han visitado la ciudad o no hayan curioseado sobre el acueducto, conocerán los arcos que se erigen en la Plaza del Azoguejo, por ser los más famosos y la parte más visible, pero no así que este complejo hidráulico fue creado por los romanos a principios del s. II d.C., después de un meticuloso estudio del terreno, sorteando desniveles y adecuando los posibles recorridos del agua. Se cree que pudo comenzar a llevarse a cabo durante la parte final del mandato de Trajano o durante el gobierno de Adriano, que va del 117 al 138 d.C.

La finalidad del Acueducto de Segovia, era la de abastecer a los habitantes de la ciudad con el agua que manaba del manantial de la Fuenfría, en la Sierra de Guadarrama, a unos 16 kilómetros de Segovia. Bajo tierra discurre el agua a través de kilómetros de canalizaciones. Durante el trayecto desde el manantial, encontraron un impedimento, el Vado de los Clamores, que salvaron sin problemas al construir una obra de mampostería, de 813 metros de longitud, dividida en cuatro segmentos. La pendiente media del canal es de un 1% que, aunque parezca poco, se calcula que puede ser capaz de llevar entre unos 20 o 30 litros por segundo.

Se divide en tres zonas diferenciadas: la zona extraurbana, donde se recoge el agua. Aquí encontramos el azud, un muro grueso, que sirve para reconducir el agua; la zona periurbana, el tramo que conduce el agua; y la zona urbana, que además de conducir el agua, la distribuye. Aquí vemos El desarenador de San Gabriel, que decantaba el agua, regulaba el caudal y mantenía una presión adecuada, el Puente del Acueducto o el Canal Madre, que se encuentra en el interior del recinto amurallado.

El material utilizado para la construcción del Acueducto de Segovia, fue la piedra granítica procedente también de la Sierra de Guadarrama.

La arquería citada anteriormente, situada en la Plaza del Azoguejo, tiene una longitud de 728 metros y un total de 167 arcos, sostenidos por 120 pilares. La altura máxima de los arcos es de 28,50 metros, más 6 metros de cimientos en el tramo principal. Están divididos en dos alturas, la inferior de 149 arcos de medio punto y la superior de 44 arcos, que son el centro del acueducto. Cada arco está formado por un número de sillares de granito, rectangulares y unidos entre sí sin la ayuda de ningún tipo de argamasa. En total, hay 20.400 sillares.

Se dice que, sobre los tres arcos más altos, hubo una inscripción en bronce con el nombre del constructor y la fecha. Pero hoy poco se puede apreciar. Lo que sí puede verse son dos hornacinas a cada lado del acueducto, en las que están talladas las imágenes de la Virgen del Carmen (algunos creen que la Virgen de la Fuencisla, por ser la patrona de la ciudad) y San Sebastián. Estas fueron colocadas en la época de los Reyes Católicos, durante las labores de reconstrucción del Acueducto de Segovia, tras el ataque de los musulmanes, que dañaron hasta 36 arcos. Fray Juan de Escobedo, monje del Monasterio de El Parral, fue el arquitecto encargado de la reconstrucción.

Se han hecho muchas renovaciones y obras de mantenimiento, pero es que el paso de los años no perdona. El clima y la contaminación han sido determinantes para el deterioro del acueducto. En 1992, dejaron de circular los vehículos bajo este monumento.

Tras más de 40 años, el agua ha vuelto a correr por el canal. Se han necesitado 7 años para los trabajos de remodelación. Se estima que puede suministrar agua a 20.000 personas, a pesar de que cuando se construyó, era una fortificación de apenas un centenar de habitantes.

Para terminar y como curiosidad, os queremos contar la leyenda que existe en torno a la construcción del Acueducto de Segovia. Y es que se dice, que una niña, cuyo oficio era el de aguadora, estaba harta de recorrer las empinadas calles una y otra vez llenando el cántaro para llevar el agua. Entonces, el diablo la oyó lamentarse y le propuso construir algo que pudiera facilitarle el trabajo, pero a cambio debería entregarle su alma. La niña aceptó, pero solo con la condición de hacerlo antes de que el gallo cantase a la mañana siguiente. Durante la noche, el diablo trabajó sin descanso y, justo antes de colocar la última piedra, el gallo cantó. La construcción quedó ahí para la ciudad y el diablo se marchó. En el hueco que quedó, se puso la figura de la Virgen.

No hace mucho, un artista de la zona, esculpió al personaje del diablo, como recuerdo de la leyenda.

Sin lugar a dudas, el Acueducto de Segovia impresiona. Por eso, es recomendable visitar el Centro de Interpretación del Acueducto, un espacio interactivo y multimedia, donde podrás conocer todos estos datos que os hemos ido contando. Después, podréis hacer una ruta recorriendo el canal, pues casi todo es visitable. Aunque tened en cuenta que, si lo hacéis entero, son muchos kilómetros. Se puede hacer por libre o de forma guiada, pero para esta última es necesario reservar previamente. Si finalmente decidís hacer la ruta, como siempre, os aconsejamos calzado cómodo.

Segovia ofrece multitud de opciones para visitar. Pero, también para descansar y comer, claro. Por eso no podéis dejar la ciudad sin probar una de sus especialidades: el cochinillo o lechón asado, que es toda una delicia.

Ver más
Características

Actividad al aire libre

Experiencia gratis

Tu mascota


Categorías

Ciudades y pueblos

Cultura y tradiciones

Curiosidades

Historia

Ocio en pareja

Ocio familiar

Comentarios

Este lugar de interés aún no ha recibido comentarios ni valoraciones... ¡Deja tu huella!

Completa tu escapada