Villa Romana La Olmeda

Vestigios romanos en Pedrosa de la Vega
Lugar de interés creado por: Ruralzoom
Compartir:
Guardar en favoritos:

Fotografías de Villa Romana La Olmeda

Tipo de lugar de interés: Vestigios romanos

Ruralzoom

Ver perfil
comments

Rango de

Aventureros

Profesional de turismo

Lugar de interés publicado: 12/03/2021

Este lugar ha sido visto: 19 veces

Han estado: 0 viajeros

Quieren ir: 1 viajeros

Descripción

Durante el verano de 1968, Javier Cortés, un ingeniero agrónomo al que, curiosamente, le gustaba la arqueología, contrató a una cuadrilla de obreros para allanar el terreno que tenía en La Olmeda, una finca de su propiedad situada en la localidad de Pedrosa de la Vega, Palencia, con el fin de poder prepararlo para el cultivo. La primera sorpresa llegó cuando el arado tropezó con algo sólido y macizo. Decidieron retirar un poco de tierra y descubrieron un muro de piedra. Javier quiso seguir profundizando y, tras excavar alrededor de 60 centímetros, se llevaron la segunda sorpresa: un pavimento de mosaico perfectamente conservado.

 

Javier Cortés supo desde el primer momento que habían hecho un gran descubrimiento, por lo que gestionó todo el papeleo para realizar una excavación arqueológica en el lugar. Él corrió con los gastos y le concedieron el permiso al año siguiente, acordando que sería el propietario del yacimiento siempre y cuando cada descubrimiento fuera comunicado a los investigadores para su posterior análisis.

 

Pedro de Palol, escritor y catedrático de arqueología de la Universidad de Valladolid, fue el encargado de dirigir estos complejos trabajos de levantamiento. Doce años después, durante los que continuaron las excavaciones y sus respectivas labores de conservación, se evidenciaba ya que aquello no eran unos pequeños restos romanos, sino que se trataba de una enorme villa rural romana, datada en el siglo IV d.C. y cuyo principal atractivo eran los numerosos mosaicos polícromos en muy buen estado. La Villa Romana La Olmeda era francamente un tesoro enterrado bajo tierra durante siglos.

 

Ante tal descubrimiento, los curiosos comenzaron a llegar. Cada vez eran más y más los visitantes y, Cortés, ante el temor de que los restos fueran dañados, construyó unas casetas que protegían los mosaicos, auténticas bellezas de temáticas vegetales y geométricas. Solo uno de los mosaicos es diferente al resto y se encuentra en el “oescus” o sala de recepción, en el que podemos observar varias figuras en dos escenas totalmente diferenciadas: hombres con lanzas y escudos, a pie o a caballo, luchando con animales; y, una escena mitológica en la que Ulises descubre a Aquiles y varios personajes de la corte. 

 

En 1980, desbordado por la magnitud del yacimiento, Javier Cortés donó el terreno a la Diputación Provincial de Palencia, con el fin de que ellos se hicieran cargo de todo: trabajos de excavación, levantamiento, conservación y musealización. Cuatro años después, en 1984, se construyó una cubierta para proteger la excavación y una pasarela para dar acceso al público.

 

En 1988, otro catedrático de arqueología de la Universidad de Valladolid, José Antonio Abásolo, tomó los mandos de los trabajos en los que seguían apareciendo estancias, mosaicos y unas termas, que se abren al público en 2004 y que convierten a esta villa romana La Olmeda en la segunda más importante de Europa.

 

En 1996 es declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica y, en 2005 es cerrado al público para llevar a cabo labores de rehabilitación y adecuación. Finalmente, en 2009, se reabre inaugurando un edificio donde se muestran los espectaculares mosaicos.

 

En total, la Villa Romana La Olmeda, tiene una extensión de 4.400 m2 y alberga 35 habitaciones, de las cuales 22 tienen el suelo pavimentado con mosaicos. Estas estancias se encuentran repartidas alrededor de un patio central (peristilo), arropado por un pórtico que ha sido restaurado por los arqueólogos, reutilizando los ladrillos originales. Esta parte de la villa palaciega, era de forma cuadrada y en cada esquina se alzaba una torre, dos de las cuales tienen forma cuadrada y las otras dos octogonal.

 

A través de un corredor se accede a la amplia zona de las termas o baños, decorados también con mosaicos, ya no tan bien conservados, que estaban compuestos por una zona con calefacción subterránea, las salas de baños, vestuarios, el frigidarium o donde se tomaban los baños fríos, el caldarium o baño de agua caliente, el tepidarium, de aguas tibias, las letrinas, y el propnigeum u horno para calentar el agua a la temperatura que requería cada estancia.

 

Por último, en los alrededores de la Villa Romana La Olmeda, se han descubierto tres grupos de tumbas, en dos de las cuales se han recuperado joyas, herramientas y vasijas de cerámica.

 

En 2010, el yacimiento recibió el premio Europa Nostra, cuya federación se encarga de salvaguardar el patrimonio cultural y natural de Europa.

 

En 2015 se le concede la Medalla de Oro al mérito, a título póstumo, a Javier Cortés.

 

La villa puede visitarse sin necesidad de guía y, para que resulte más fácil, se ha creado un itinerario complementado de paneles informativos y folletos. Aun así, los usuarios que ya han conocido este lugar, recomiendan las visitas guiadas, que se hacen a grupos concertados superiores a 10 personas. No te preocupes si sois una pareja o una familia de cinco miembros, en la propia villa se irán formando grupos, según disponibilidad.

 

Si quieres visitar con tu colegio este enclave, puedes hacerlo a través de las visitas didácticas para alumnos de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

 

Entre mayo y diciembre disfrutarás de actividades culturales como talleres, recreaciones históricas, conciertos y conferencias.

 

La apertura es de martes a domingo, de 10:30 a 18:30 h. y el precio de las entradas oscila entre los 5 € , 3 € y 1,5 € por persona, según la situación de cada uno.Incluso hay una opción gratuita para los niños hasta 12 años, profesores y guías de grupo, hasta un máximo de 2 por grupo.

 

Finalmente, si tras el recorrido te apetece comer algo rico, puedes pasarte por la localidad vecina de Saldaña, a unos 4 km, donde encontrarás varios restaurantes.

Tanto si eres amante de la historia antigua como si no, Villa Romana La Olmeda ofrece a sus visitantes, de todas las edades, un paseo por la Hispania Romana que no dejará indiferente.

 

Ver más
Características

Actividad en interior

Experiencia de pago

Experiencia gratis

Ocio para niños

Planes originales y únicos


Categorías

Ciudades y pueblos

Cultura y tradiciones

Curiosidades

Historia

Ocio en pareja

Ocio familiar

Comentarios

Este lugar de interés aún no ha recibido comentarios ni valoraciones... ¡Deja tu huella!

Completa tu escapada