Fotografías de Pasarelas de Paiva

Tipo de lugar de interés: Ruta

Sara Valor

Ver perfil
comments

Rango de

Excursionista

Profesional de turismo

Lugar de interés publicado: 29/03/2021

Este lugar ha sido visto: 201 veces

Han estado: 1 viajeros

Quieren ir: 1 viajeros

Descripción

Las pasarelas de Paiva (o Passadiços do Paiva) se inauguran el 20 de junio de 2015 por iniciativa del ayuntamiento del municipio de Arouca, al norte de Portugal. Pertenecen al paisaje del Geoparque de Arouca, un museo geológico con 41 geositios que albergan yacimientos fósiles. En nuestra ruta nos encontraremos con 5 de ellos. Además, ha sido elegido dos años consecutivos Proyecto Turístico más Innovador de Europa, distinción otorgada por los World Travel Award, concretamente en 2016 y 2017.

 

Este curioso sendero de madera de pino tratada, recorre el lado izquierdo del río Paiva, abarcando la Garganta del Paiva y alternando escaleras y tramos más suaves.

 

Solo dos meses después de su inauguración, un incendio forestal acabó con casi 600 metros de pasarela, por lo que tuvo que ser cerrado al público. Tras su renovación y mejora reabre, acotando el aforo diario a 3.500 senderistas y cobrando un precio simbólico como entrada, de 1€.

 

Pero, unos meses después, en agosto de 2016, otro incendio provoca que arda gran parte del territorio forestal de Arouca, dañando de nuevo parte de las Pasarelas de Paiva. En esta ocasión, tras una semana estudiando los daños, es reabierto al público parcialmente y, en abril de 2017, lo hace de manera total.

 

Existen dos accesos a esta ruta: por la playa fluvial de Areinho y la que comienza en la playa fluvial de Espiunca. Ambos con parking gratuito, cafetería y servicio de taxi.

 

Este recorrido, de más de 8 kilómetros, lo que nos llevará unas 2 horas y media, se puede hacer solo de ida o de ida y vuelta. Los que ya han disfrutado de esta experiencia, aconsejan que, si haces el trayecto solo de ida, comiences por Areinho pues lo más complicado serán los más de 200 escalones que hay que subir nada más empezar, pero que merece la pena hacer solo por ver el maravilloso paisaje que se abre ante nuestros ojos. De esta manera, el resto del camino se hará más liviano.

 

Todo el recorrido está correctamente señalizado y varios paneles informativos con códigos QR nos permitirán saber más sobre los puntos clave de la ruta. Cada 2 kilómetros, se han instalado teléfonos de emergencia, pero, aun así, es recomendable caminar con precaución puesto que la altura de la pasarela es de unos 180 metros, cuando nos adentramos en la Garganta de Paiva.

 

El primer geositio que nos encontraremos en el sendero de las Pasarelas de Paiva, es la Cascata das Aguieiras, de 160 metros de caída. Se construyó un mirador con la finalidad de poder fotografiar y observar la imponente cascada.

 

A partir de aquí se produce un descenso hacia el río y descubriremos la zona de Gola do Salto, un desnivel de 3 o 4 metros, cuyo agitado cauce hace que los amantes del rafting practiquen su deporte favorito.

 

Y llegamos a la mitad del camino sobre las Pasarelas de Paiva. Un inmenso puente colgante de 175 metros de altura y que lo convierten en el puente peatonal más largo del mundo une las dos partes del río. Es independiente a la ruta, pero puedes desviarte un poco para cruzarlo un par de veces.

 

Junto al puente, la zona verde de Vau, un lugar tranquilo donde poder descansar y, si el tiempo lo permite, disfrutar de un baño en sus frescas aguas. Como el recorrido es largo, en esta zona se construyeron unos aseos prefabricados.

 

El resto del camino es mucho más tranquilo y no supone ningún esfuerzo, hasta llegar a la Playa fluvial de Espiunca, donde o bien volvemos sobre nuestros pasos y recorremos de nuevo los casi 9 kilómetros, o cogemos en taxi que nos llevará hasta el lugar donde comenzamos nuestro recorrido.

 

Es imprescindible que hagamos esta ruta con calzado y ropa apropiados, llevar agua y tal vez una gorra y protección solar, puesto que las Pasarelas de Paiva carecen de sombras. Y, si te animas a bañarte en alguna de sus playas fluviales, no olvides el bañador.

 

Como hemos comentado, el aforo es limitado, por lo que sería conveniente reservar con antelación porque suele completarse rápidamente, sobre todo los fines de semana y en verano.

Aunque hay cafetería en ambos lados de la ruta, si quieres comer en un restaurante o pernoctar por la zona, puedes acercarte a Arouca. Allí encontrarás gran variedad de restaurantes que ofrecen típica comida portuguesa y muy buenos alojamientos para descansar de la larga caminata por las Pasarelas de Paiva.

Ver más
Características

Actividad al aire libre

Ocio para niños


Categorías

Curiosidades

Entorno natural

Ocio en pareja

Ocio familiar

Comentarios

Este lugar de interés aún no ha recibido comentarios ni valoraciones... ¡Deja tu huella!

Completa tu escapada