Conjunto Arqueológico Baelo Claudia

Ciudad romana en Playa de Bolonia
Lugar de interés creado por: Ruralzoom
Compartir:
Guardar en favoritos:
Tipo de lugar de interés: Ciudad romana

Ruralzoom

Ver perfil
comments

Rango de

Aventureros

Profesional de turismo

Lugar de interés publicado: 08/01/2020

Este lugar ha sido visto: 30 veces

Han estado: 0 viajeros

Quieren ir: 2 viajeros

Descripción

Junto a la majestuosa playa de Bolonia, próxima a Tarifa, nos encontramos con el Conjunto arqueológico de Baelo Claudia, una gran ciudad romana amurallada, originaria de finales del siglo II a.C. y enclavada dentro del Parque Natural del Estrecho.

Con una importancia notable comercial, este municipio estaba muy relacionado con el comercio del Mediterráneo y norte de África, especialmente con Tánger; tendiendo también funciones administrativas y agrícolas, principalmente vino y aceite, tanto para consumo propio como para exportación; aunque su mayor riqueza residía en el sector de la pesca y la industria relacionada con el mar, a través de su puerto pesquero y sus factorías de conservación de pescado y fabricación de “garum” (preciado condimento de pescado en salmuera).

El auge de esta ciudad estuvo comprendido entre los siglos I a.C. y II d.C. hasta que lamentablemente sufrió la ira de seísmos y terremotos, que cual arrasaron buena parte de la ciudad; unido a que también sufrió crisis, invasiones del norte de África, saqueos de piratas germánicos, y demás calamidades hasta que finalmente fue abandonada en el siglo VII d.C. quedando cubierta con el paso de los años de naturaleza, campos y huertos.

Se considera la hipótesis que Baelo era una ciudad abierta, mezclándose diversas razas y grupos sociales, donde el ascenso económico favorecía a su vez la mejora social y política.

Su nombre derivó a “Belona” en la Edad Media, adaptándose después a “Balonia”, hasta el nombre que se le confiere definitivamente hasta nuestros días “Bolonia”.

Este conjunto arqueológico tiene dos vías principales, las cuales se cruzan en ángulo recto:

– Este a Oeste: decumanus maximus

– Norte a Sur: cardo maximus

Los elementos más notables de la ciudad de Baelo son:

ACUEDUCTOS:

El acueducto de Punta Paloma era el principal, este recorrería 550 metros desde la fuente hasta el centro de la ciudad, con un desnivel de 54 metros, aportando un caudal diario de 6 millones de litros; se cree que este acueducto no estaba destinado al consumo humano, sino que sería más bien para el uso en las factorías.

Además del acueducto de Punta Paloma, existían dos más, El acueducto de Realillo, proveniente del norte, y el acueducto del Molino de la Sierra de la Plata.

MURALLAS:

Dos mil años más tarde aún queda visible el trazado de esta gran muralla que protegía la ciudad de Baelo, con un perímetro aproximado de 1.4 km una altura entre dos y cuatro metros, reforzada en un origen por 40 torres de vigilancia y 3 puertas de acceso, le confería la inequívoca categoría de ciudad fortificada.

Las tres puertas se denominan “Puerta de Carteira” (este), “Puerta de Gades” (oeste) y “Puerta de Asido” (norte).

BASÍLICA:

En esencia tenía la misma funcionalidad que el foro, tanto como lugar de comercio como para acciones jurídicas. Al ser un gran espacio cubierto que se utilizaba cuando las condiciones meteorológicas no permitían la utilización del propio foro para tales fines.

Constituía el segundo edificio más grande de la ciudad, después del teatro, con unas dimensiones de 35,50m x 19,50m.

FORO:

Ubicado en el cruce de las dos calles principales, el foro representaba el corazón de Baelo, el lugar donde los habitantes de la ciudad realizaban sus quehaceres diarios, abarcando aspectos comerciales, jurídicos, políticos y religiosos. Este foro data de la época de Augusto, el cual posteriormente fue derivando hasta la época imperial.

CURIA:

Era el lugar donde se reunían los 60 decuriones de Baelo (en el caso de Roma sería el senado), los cuales formaban parte del consejo municipal, varones adultos de familias adineradas, los cuales dictaban los decretos que posteriormente se grababan en los muros del Foro.

LA TRIADA CAPITOLINA

La componían tres templos, muy parecidos e independientes entre sí, dedicados a las deidades de Júpiter, Juno y Minerva. Representaban el culto más elevado del Estado. También se le conoce bajo el nombre de “Capitolio”.

– Júpiter era el padre de todos los demás dioses romanos y, por tanto, el más importante.

– Juno era la reina de los dioses, protectora de la mujer y de la familia.

– Minerva era hija de júpiter, diosa de la sabiduría y de la guerra justa.

Allí, en el templo central, los habitantes de Baelo, rendían cultos de toda índole a Júpiter, desde ofrendas hasta sacrificios. Mientras que los templos de las otras dos deidades quedaban a ambos lados del de Júpiter, siendo estos, el de Juno al este y el de Minerva al oeste.

TEMPLO DE ISIS:

Efectivamente, el templo de Isis procede de la deidad egipcia con el mismo nombre. Culto que tras la relación de Roma con Egipto (por medio de César y Cleopatra), fue ganando adeptos.

Isis representa una de las divinidades más importantes de Egipto, esposa de Osiris y reina de las diosas, considerada la diosa de la maternidad y del nacimiento, la protectora de todos los niños, así como de sus madres.

Al pie de los peldaños de este templo rezan dos inscripciones en honor a Isis.

Cabe decir que es uno de los templos de Isis mejor conservados.

TEATRO:

Es el edificio más monumental de Baelo.

Construido en el terreno con mayor desnivel natural, para mayor facilidad constructiva, y con vistas al mar. Se encuentra cerca de la muralla oeste.

Este teatro fue construido en los años 60 – 70 d.C. con 67m de fachada y 7 puertas abovedadas que dan acceso a la cavea (gradas). Su “Scaena” es rectangular, de 34m x 6,50m.

En el teatro se realizaban representaciones para deleitar (y engatusar) al pueblo. Todos los ciudadanos podían asistir, aunque con ubicaciones designadas según su nivel social.

Las representaciones que más gustaban eran las comedias, seguido de danzas, y espectáculos de mimo. Con la llegada de trabajadores procedentes de África para desarrollar actividades relacionadas con la pesca, se incrementaban aún más estas representaciones.

MERCADO:

En la civilización romana, en un principio, la actividad comercial se realizaba en la vía pública, o en el propio centro de producción (denominado tabernae). El mercado, por tanto, supuso un avance considerable, donde en un mismo edificio, se agrupaban multitud de puntos de venta de diferentes productos en grandes cantidades.

El mercado de Baelo disponía de 14 tiendas, destinadas a agrupar los comercios de la ciudad y a sustituir a las tabernae. Fue construido en el siglo I d.C. con unas dimensiones de 30,40m x 23,10m; y disponía de pórticos, vestíbulo, cuantro tiendas exteriores, entrada, patio central, diez tiendas interiores y entresuelo.

Su ubicación estaba en la parte suroeste del centro monumental, en la calle principal decumanus maximus.

TERMAS:

Las termas romanas eran edificios, normalmente públicos, destinados a baños típicos de la civilización romana. También se consideraban lugares de reunión, donde se realizaban prácticas religiosas, políticas, sociales e incluso medicinales.

Las termas de Baelo disponían de:

– “Frigidarium”, donde se ofrecían los baños de agua fría.

– “Destrictarium”, lugar donde se realizaban frotamientos con estrigilos, para quitar el sudor y la suciedad.

– “Unctorium”, donde se ungían aceites a los bañistas.

– “Tepidarium”, recinto donde se hallaban los baños de agua tibia.

– “Caldarium”, el lugar donde se encontraban los baños de agua caliente.

Todos ellos perfectamente distribuidos mediante el “Hypocaustum”, sistema de repartición de aguas y vapor con diferentes temperaturas, mediante túneles y tubos; que pasaban por debajo de las estancias y las paredes, y que eran alimentados por una serie de hornos que se hallaban en los sótanos.

Se estima que estas termas de Baelo fueron construidas en el siglo II d.C. aunque no puede saberse con total seguridad, debido a los hundimientos y otros factores que dificultan su estudio.

FACTORÍAS DE SALAZÓN:

La zona de Baelo obtenía su mayor fuente de riqueza por medio de su actividad pesquera, y su próspera industria del salazón. El Estrecho de Gibraltar es una zona de paso abundante para muchas especies de peces, especialmente atún y bonito, que realizan sus migraciones anuales, principalmente en los meses de Mayo a Agosto.

La ubicación de estas factorías no fue aleatoria, para ello se necesitaba gran abundancia de materia prima, es decir pescados, y principalmente atún. Así mismo necesitaba cierta proximidad al agua dulce, utilizada en los procesos de preparación de estos productos. También hacía falta gran cantidad de sal, lo cual se resolvió con la cercanía de las salinas. Por último, y no menos importante, necesitaban cierta proximidad con las fábricas de ánforas, que se utilizaban para el transporte de la producción … Baelo Claudia disponía de todo ello, y es lo que convirtió a este municipio en un punto de referencia en la historia.

Baelo producía muchos productos, aunque destacó principalmente en dos de ellos; siendo estos el salazón, pescado conservado, y “garum”, que como ya hemos comentado, era un condimento de pescado, concretamente una salsa de pescado fermentado, que además del uso alimenticio, era considerado un remedio para ciertas dolencias y enfermedades, como úlceras, quemaduras y disentería, entre otras. En todo el imperio romano, el “garum hispanicum”, y concretamente el de esta zona, fue considerado en alta estima por el pueblo romano, siendo un bien muy caro que además dotaba de prestigio a los países y zonas que lo producían.

En el siglo II a.C. se consideraba a Baelo Claudia como uno de los principales puntos exportadores de estos productos principales.

Se estima que las factorías se construyeron en el siglo II a.C. Estas fábricas contaban con dos espacios fundamentales: la sala de preparación y despiece de pescado, y la sala de salazón, que contaban con múltiples pilas de diferente tamaño (las grandes para almacenamiento de pescado y las pequeñas para “garum”).

CASAS DEL BARRIO INDUSTRIAL:

En Baelo hay dos casas que han sido estudiadas en profundidad, aunque hay más.

– La casa de la Calle de las columnas:

De estilo greco-romano, se encontraba en la acera oeste de la calle, contaba con dos puertas que daban al pórtico de la Calle de las Columnas, donde en la puerta norte se encontraba el “tabernae” para la venta de pescado, que contaba con sus propias pilas para el salazón.  Por la otra puerta se accede a la vivienda, que contaba con dos pisos, dormitorios, comedor, salas para recibir viitas, patio y pozo. En el ángulo noroeste se encontraba la cocina. La casa estaba decorada con estucos y pinturas.

– La casa del Reloj de Sol:

Con una estructura parecida a la otra vivienda, también disponía de tres escalones para salvar el desnivel de la calle respecto a la puerta de la casa. Contaba con dos pisos, vestíbulo con dos pequeñas habitaciones (posiblemente tiendas), patio, pozo, dormitorios, sala de recibimiento, comedor, cocina (también en el lado noroeste) … y una habitación ubicada al noroeste comunica con la fábrica de salazón, lo cual indica que probablemente esa vivienda perteneciera a los propietarios de la fábrica.

A día de hoy, se puede visitar gratuitamente este conjunto arqueológico de Baelo Claudia, donde además adquirirás nuevas experiencias y conocimientos sobre el interesante mundo antiguo romano, que forma parte de nuestro ADN, empapándote de historia y disfrutando, a su vez, de un entorno y vistas espectaculares, en la misma playa de Bolonia.

Ver más
Características

Acceso a discapacitados

Actividad al aire libre

Experiencia gratis

Ocio para niños

Planes originales y únicos

Tu mascota


Categorías

Arte

Ciudades y pueblos

Cultura y tradiciones

Curiosidades

Entorno natural

Historia

Mar y playas

Ocio en pareja

Ocio familiar

Comentarios

Este lugar de interés aún no ha recibido comentarios ni valoraciones... ¡Deja tu huella!

Completa tu escapada